Alexcurioso, muerte, Felación, Francia

El Presidente que murió por una felación

Alexcurioso, muerte, Felación, Francia
El Presidente que murió por una felación

Félix Faure, fue un Presidente de Francia que murió en el cargo, bueno, en el cargo estaba, precisamente fue en el Elíseo donde estiró la pata (la pata y algo más).

Pero pongámonos en antecedentes, Félix Faure, fue un político que vivió en una época convulsa (bueno, que época no lo es), en la Francia de finales del siglo XIX ya se atisbaban los problemas que en pocos años iban a llevarla a dos guerras mundiales, quizás lo más sonado durante su mandato fue el Caso Dreyfus, aún auténtica mancha y una vergüenza para el ejército francés.

Pues se ve que el presidente debía de estar un poco nervioso por la complejidad de su cargo y buscó una forma de desestresarse y lo encontró con numerosas amantes, al parecer era todo un mujeriego, cabe destacar a Marguerite Steinheil. Su relación fue sonada ya en el momento, ella era la mujer de un afamado pintor Adolphe Steinheil y conocida entre la alta sociedad parisina.

La causa de la muerte fue una apoplejía, pero las malas lenguas cuentan que murió de otra forma un poco más curiosa. Una día, como era habitual, la señora Steinheil fue introducida al Salón Azul del Elíseo para, una vez más disfrutar uno del otro, pero esta vez algo salió mal, puede que fuera algo fortuito o que la pasión del momento lo desencadenara, pero Félix Faure, 6º Presidente de la III República de Francia, empezó a encontrarse mal en el momento que su amante le realizaba una felación (¡qué inoportuno!). Rapidamente la señora Steinheil gritó pidiendo ayuda, y los criados acudieron enseguida, tanto que cuando entraron el Presiente aún tenía la mano en el cabello de su amante, pero nada se pudo hacer.

Pronto los rumores saltaron y empezaron a correr chistes y juegos de palabras sobre la muerte de Faure (el pueblo, siempre tan ingenioso ante estos hechos).

Y así, de esa manera tan poco apropiada (o no, según como se mire) murió el Presidente de Francia, con la bandera alzada.

Por último, cabe destacar que hay otra versión de la historia, en principio descartada, que indica que no murió de una felación, sino follando, con tan mala suerte, que su miembro quedó más tieso que él, y la única forma de separar a los malogrados amantes fue con una sierra seccionándole el pene al Presidente. Es una versión mucho más graciosa, pero parece que fue una exageración de la época.

Así que chicos, ya sabéis, a revisarse el corazón antes de poneros a hacer "cosillas" no vaya a ser la coña...